El avance de la izquierda frente al neoliberalismo en América Latina

El avance de la izquierda frente al neoliberalismo en América Latina

El 2021 fue un año en el cual se registraron avances en la lucha de los pueblos frente a la estrategia imperial yankee y sus aliados locales de la derecha. A partir del triunfo del comandante Hugo Chávez en diciembre de 1998 se inauguró una etapa muy importante y trascendental en la historia de Nuestra América; por primera vez en varios piases del continente varios gobiernos progresistas llegaban al gobierno sin que esto implicara automáticamente la ejecución de un golpe de Estado por parte de sectores de la derecha y lo militares que estaban al servicio de EEUU.

Se vio la llegada de Lula en Brasil seguido por Dilma Rousseff, Néstor Kirchner y después Cristina Fernández en Argentina, Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua, Fernando Lugo en Paraguay, Manuel Zelaya en Honduras, Tabaré Vásquez después José Mujica en Uruguay y Michelle Bachelet en Chile, Mauricio Funes y Salvador Sánchez Ceren en El Salvador.

En las tres décadas anteriores, la llegada de las fuerzas de izquierda al gobierno se limitó al gobierno revolucionario de Cuba Socialista desde 1959, el periodo de gobierno de Sandinista de 1979 a 1990 y el corto tiempo del gobierno de Salvador Allende 1970-1973.

Con la caída del campo socialista y la Unión Soviética en 1990 el paradigma del socialismo real se pulverizó y la hegemonía del capitalismo se posesionó globalmente y en América Latina. Fue la época del auge del neoliberalismo y las medidas ortodoxas del Fondo Monetario Internacional – FMI y del Banco Mundial- BM se aplicaron en forma cruenta empobreciendo a millones de familias. Quebraron la ilusión que ellos mismos habían sembrado en la mente de los pueblos, que la famosa abundancia se derramaría sobre los sectores más pobres, cosa que nunca sucedió.

Los pueblos reaccionaron a las mentiras del neoliberalismo con estallidos sociales en Venezuela, Argentina y Ecuador al punto que varios presidentes renunciaron o fueron sustituidos.

Producto de ese rechazo en Venezuela fue la sublevación cívico militar encabezada por el comandante Hugo Chávez en 1992 que, aunque fracasó, inició el camino para que en 1998 ganara las elecciones y tomara posesión en febrero de 1999.

El paradigma de un proyecto distinto al neoliberalismo fue tomando fuerza en América Latina e inició con la llegada de la revolución bolivariana en Venezuela. Después se extendió como llamarada en la pradera, sin embargo, las fuerzas de la reacción bajo la tutela de EEUU iniciaron un proceso de contrarrevolución, en algunos casos actuando al estilo de la vieja escuela como sucedió en Honduras con el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, y con nuevas modalidades contra Fernando Lugo en Paraguay y Dilma Rousseff en Brasil.

Otros golpes de Estados se gestaron infructuosamente. Dieron golpe al comandante Hugo Chávez, pero el pueblo, junto a oficiales patriotas derrotó a los golpistas (2002). Otros golpes fracasaron en Ecuador contra Rafael Correa (2010) y  en Bolivia contra Evo Morales en 2008. 

A través de los medios de comunicación, las fuerzas de la reacción y el imperialismo usaron la mentira para explotar errores cometidos por los mismos gobiernos progresistas. Esta combinación provocó que se perdiera, a través de procesos electorales, en Argentina, Uruguay, y El Salvador dando espacio para que gobiernos de derecha llegaran al gobierno. En el Ecuador la traición de Lenin Moreno dio al traste con el proceso de cambio que inició Rafael Correa. Estando en la presidencia, Lenin Moreno implementó un programa neoliberal que fue enfrentado por el pueblo ecuatoriano en las calles sin sacudir a la derecha que posteriormente ganó nuevamente la presidencia con Guillermo Lazo.

El golpe de Estado contra el presidente Evo Morales en Bolivia (2019) donde el operador de esta acción criminal contra el pueblo boliviano fue la propia Organización de Estado Americanos – OEA bajo la dirección de EEUU, conspirando con las fuerzas racistas de ultra derecha. Se mantuvo casi un año con el gobierno de facto de Jeanine Áñez. Después de la movilización constante en las calles durante 2020, el pueblo obligó los golpistas a realizar elecciones donde los candidatos de MAS, Luis Arce y David Choquehuanca, triunfaron derrotando al golpismo.

Recientemente con la llegada de gobiernos progresistas como López Obrador en México y Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, permitieron que el balance que era favorable a la derecha y el imperialismo se inclinara a favor de los pueblos en lucha contra el neoliberalismo.

El triunfo electoral en Perú con Pedro Castillo impidió que la derecha Fujimorista llegara al gobierno. Aunque el Congreso, dominado por la derecha, mantiene un constante chantaje hacia Castillo, este logró resquebrajar el Grupo de Lima, punta de lanza del imperialismo contra la revolución Bolivariana y otros procesos progresistas.

En Honduras el gane de la candidata por el partido Libre con Xiomara Castro significó la derrota del gobierno del Partido Nacional y su narcoestado. Doce años después del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya y posterior a dos fraudes electorales donde le arrebataron el triunfo al pueblo, hoy se abren las puertas a un gobierno a favor de las grandes mayorías hondureñas.

En Chile Gabriel Boric ganó las elecciones presidenciales, derrotando al pinochetismo representado por José Antonio Kast. Esto después de que el pueblo chileno avanzó en su lucha con un proceso constituyente que busca dar al trasto con la constitución heredado del dictador Augusto Pinochet.

En Nicaragua el FSLN logró la reelección del comandante Daniel Ortega y Rosario Murillo. Este triunfo permite seguir avanzando en el camino de la construcción de un pais como lo soñara el héroe nacional Augusto Cesar Sandino a pesar de las acciones conspirativas de la ultraderecha y el imperialismo yankee.

El pueblo venezolano eligió a nuevos diputados y diputadas de la Asamblea Nacional, la mayoría de ellos del PSUV y del Gran Polo Patriótico, rescatando este órgano que estaba en mano de la ultraderecha golpista encabezada por Juan Guaido, el títere del imperialismo gringo. El año pasado se realizaron elecciones de alcaldes y gobernadores y la gran mayoría quedó en manos de las fuerzas bolivarianas. El pueblo venezolano bajo la dirección del presidente Nicolás Maduro y con el legado del comandante Hugo Chávez resiste la agresión imperialista que, combinado con el bloque criminal, pretende quebrar la voluntad libertaria del pueblo de Bolívar y Chávez.

El pueblo cubano con la dirección del presidente Diaz-Canel ha enfrentado el embate de las fuerzas de la reacción y el imperialismo que pretendía desarrollar una “revolución de colores” al estilo de las que se han dado en Europa y el Medio Oriente. o las que acciones que se dieron en Nicaragua y Venezuela, pero no les funciono debido a la respuesta el pueblo de Martí y Fidel que reacciono derrotando estas intenciones nefastas.

El pueblo colombiano enfrentó a través de un paro nacional contra las políticas del narco gobierno de Iván Duque, el delfín de Álvaro Uribe. Duque reprimió brutalmente las acciones del pueblo, pero esto solo desacreditó al gobierno colombiano que es apoyado por el gobierno de EEUU. Este año habrá elecciones en el pais sudamericano y las posibilidades de un triunfo de Gustavo Petro, candidato de Colombia Humana, Unión Patriótica y Partido Comunista Colombiano, abre la posibilidad de un cambio hacia un gobierno progresista.

También en Brasil las posibilidades de un triunfo de Luis Ignacio Lula dan Silva en las elecciones a finales del 2022 podría permitir que la izquierda brasileña regrese al gobierno después de un periodo presidencial del neo fascista Jair Bolsonaro que ha hundido al gigante sudamericano en una crisis social económica y política.

 A partir del 1999, la instalación de gobiernos progresistas en Nuestra América permitió detener el avance del neoliberalismo. Juntos lograron bloquear el mayor proyecto de Tratado de Libre Comercio, el  Área de Libre Comercio de las Américas  (ALCA), impulsado hacia toda América Latina por EEUU y Canadá. Los EEUU buscó otro camino y desarrolló tratados de libre comercio bilaterales, pero ya no logró unir todo en un solo proyecto. Donde más avanzó fue en el NAFTA entre EEUU, Canadá y México. Ahí el pais latinoamericano llevaría la de perder. También en Centroamérica lograron imponer estos tratados nefastos

Otro logro importante que tuvieron los pueblos fue la construcción de procesos de integración regional que no eran dominado por los intereses de los EEUU. De esta manera nació ALBA, UNASUR, Petrocaribe y la CELAC. La llegada de nuevos gobiernos de derecha fue una vía para bombardear e intentar a acabar con estas iniciativas. Sin embargo, no les fue posible. Estos organismos disputan la hegemonía del Organismo de Estados Americanos – OEA, bautizado como el ministerio para las colonias de EEUU por Fidel Castro.

Las perspectivas de avance de los sectores de izquierda y progresista son reales. Esto no ha surgido de la casualidad sino es producto de la lucha de los pueblos que han dado la batalla en las calles, enfrentando a la represión y en muchos casos a grupos paramilitares. sin embago el imperialismo yankee y sus lacayos pondrán todo a su alcance para detener el avance de los pueblos.

A esta altura, los partidos de izquierda tienen una nueva disyuntiva: deben decidir si acompañan estos procesos de cambio junto al pueblo, decisión que requiere una gran valentía. Al contrario, se convertirán en simples adiestradores del sistema poder capitalista local e imperial como ha sucedido en varios países.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.