Biden continúa con la política equivocada de Trump y Estados Unidos contra China

Biden continúa con la política equivocada de Trump y Estados Unidos contra China

Tulio Ribeiro

Biden y Xi Jinping en 2013.

Estados Unidos debe, y es competente para hacerlo, concluir que existe una estrategia equivocada en la disputa comercial con China. Sus líderes Joe Biden y Xi Jinping juegan ajedrez de alto nivel, son aliados en temas como la baja del precio del petróleo y el equilibrio de sus monedas, pero compiten comercial y financieramente por el planeta.

Dirigiéndose al lado estadounidense en particular, el presidente Joe Biden asumió el cargo hace un año verbalizando un cambio de actitud frente a las políticas problemáticas, los discursos amenazantes y los tratos destructivos de su predecesor, Donald Trump. Un problema especial serían los aranceles comerciales contra rivales y aliados que quizás más necesitaban una revisión. Con cada enfrentamiento, nuevas sanciones y recargos.

Sin embargo, a pesar de que puede ser un objetivo, vemos pocos cambios. En este sentido, las medidas sobre el acero y el aluminio europeos han sido sustituidas por un sistema de cuotas, y las medidas de mayor alcance contra China, que dieron lugar a sanciones directas, siguen vigentes. El fracaso de la estrategia es evidente a pesar del impacto económico de la pandemia de Covid-19; el excedente que se traslada a China está aumentando en todos los países, en este contexto son los consumidores estadounidenses, no la economía china, los que están sufriendo.

El sentido más satisfactorio, aunque laborioso, sería formular su propia política para China, con inteligencia y estrategias quirúrgicas, sin embargo, manteniendo una miopía, la administración Biden ha endurecido el enfoque que heredó de Trump. Se sancionaron a más empresas y entidades chinas y se hicieron esfuerzos para obligar a los aliados a unirse a su intento de aislar a Beijing económica y políticamente. EE.UU. necesita una nueva acción competitiva, basada en tecnología y reducción de costos, no en el eterno elevador de recargos. Aunque algunos son válidos.

En una conclusión inminente, se puede informar que la estrategia fracasó. Evidentemente expuesto por las tasas de crecimiento y los datos de importación y exportación; El producto interno bruto de China creció un 8,1 % interanual en 2021, el más rápido en una década, y su superávit comercial global creció a $676 mil millones, probablemente el más alto de cualquier país. La cantidad en que las exportaciones de China a EE. UU. excedieron las importaciones aumentó un 25,1 % con respecto al año anterior a 396 600 millones de dólares. En un contexto global, el proyecto «Ruta de la Seda» es una herramienta para atraer aliados en todo el planeta, incluida América Latina, tratando de mantenerse vinculados a la potencia de mayor crecimiento.

En opinión de Washington, los datos excedentes de China son una especie de tensión, aunque se menciona poco mientras Estados Unidos lucha contra el coronavirus. Otro aspecto negativo es que la inflación estadounidense alcanza el 7%, la más alta desde 1982, aumentando los costos en parte como resultado de interrupciones en la cadena de suministro y el traspaso de aranceles de los importadores a los consumidores.

En la balanza comercial, las importaciones y exportaciones de EE. UU. cayeron en volumen, lo que redujo las opciones para los compradores y elevó aún más los precios. Muestra que solo un salto hacia una nueva fuerza motriz industrial, con productos innovadores y utilizando su base creativa, puede cambiar esta situación. Y Estados Unidos tiene esa capacidad, basta ver la historia industrial, desde el fordismo, la exploración petrolera en Pensilvania, Silicon Valley y la fuerza tecnológico-militar en diferentes desafíos. La realidad muestra que la lógica de Trump y los legisladores reacios a China, que afirmaban imponer aranceles, apostando a que las sanciones dañarían la economía china y darían a Washington una ventaja sobre Pekín, está lejos de suceder.

El miércoles, Biden dijo que no tenía intención de levantar los aranceles contra China, ya que Beijing había cumplido las promesas hechas en el acuerdo comercial de fase uno hace dos años. Las negociaciones deben continuar y son parte de la estrategia, pero aún no han anunciado una fecha para reanudar las negociaciones, que son más apremiantes para EE. UU. dada su posición defensiva. Biden debe darse cuenta de que un año de gobierno sería el momento de evaluar lo que no funciona, y por lo tanto tener la razón para aceptar la realidad y revisar las políticas para volver a poner los lazos en los caminos del avance tecnológico, la competencia efectiva y la confianza en EE. UU. empresas tras las huellas de la disputa comercial.

https://www.telesurtv.net/bloggers/Biden-continua-con-la-politica-equivocada-de-Trump-y-Estados-Unidos-contra-China-20220124-0001.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.