EE.UU. ahora busca el abrazo de Venezuela e Irán

EE.UU. ahora busca el abrazo de Venezuela e Irán

Tulio Ribeiro

Estados Unidos ha tenido habitualmente la práctica de anteponer sus intereses a las ideas o normas. Ahora basta determinar qué son los «derechos humanos», en la práctica un arma para usar contra los adversarios y aliviar la presión de los aliados. En este contexto, es posible identificar que no existe un paradigma cuando se plantean las demandas estadounidenses.

EE.UU. ahora busca el abrazo de Venezuela e Irán

Esta realidad quedó aclarada cuando el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, criticó el lunes las negociaciones energéticas entre Washington y el Gobierno de Nicolás Maduro en Caracas, a pesar de que la Casa Blanca no lo reconoce como presidente de Venezuela.

“El Gobierno de Estados Unidos decide quién es el malo y quién es el bueno y también cuándo el malo se vuelve bueno y el bueno se vuelve malo”, escribió Bukele en su cuenta de Twitter.

La contradicción es que Washington ignora al Gobierno de Maduro porque considera que su reelección en 2018 fue fraudulenta, a pesar de que fue supervisada por varias instituciones internacionales. Sin embargo, anteponiendo su necesidad ante la crisis con Rusia, envió una delegación a Venezuela para hablar de energía, con el objetivo de saldar sus importaciones de petróleo ruso, primer aliado de Caracas, como parte de sus sanciones por la crisis en Ucrania.

En un comunicado, la portavoz del Gobierno Joe Biden, Jen Psaki, dijo: «El propósito del viaje que realizaron los funcionarios del Gobierno fue discutir una variedad de temas que frecuentemente incluyen energía, seguridad energética».

“Reafirmo, como le dije a la delegación, toda nuestra voluntad de diplomacia, de respeto y de la máxima del mundo, más nos valdría poder avanzar en una agenda que permita el bienestar y la paz de los pueblos de nuestro hemisferio, de nuestra región ”, dijo Maduro más tarde sobre el encuentro.

En los últimos meses, las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos han sido tensas, complicadas luego de que la administración de Biden dijera que la administración de Bukele tomó decisiones “antidemocráticas”, como la destitución del fiscal general y los magistrados en mayo de 2021 con la ayuda del Congreso, Sala Constitucional del Supremo Tribunal Federal.

El lunes, Bukele destacó en otro tuit que «todo esto es una broma de mal gusto» al recordar que, en octubre del año pasado, uno de los asesores de Biden para América Latina, Juan González, indicó que se debe «evitar» que El Salvador «ser otra Venezuela».

“Lo peor de todo es que miles de millones de personas siguen comprando este discurso [de EE.UU.] y lo consideran cierto”, mostró una verdad, Bukele.

Es en este espectro que la política internacional estadounidense es realmente lírica al seguir. Lo que se ve es que, mirándolo bien, nada es permanente y los compromisos ideológicos tienden a desmoronarse a la misma velocidad que se aceleran las crisis. Ante la necesidad, vemos movimientos del Gobierno de Biden que traicionan el discurso recurrente del bloqueo para buscar formas de restablecer el suministro de este insumo en el mercado internacional.

En los datos podemos identificar que la dependencia del petróleo estadounidense de Rusia es baja. Según la vocera de la Casa Blanca, el país solo importa de ese país unos 700.000 barriles diarios de crudo. En porcentaje, esta cuenta representa alrededor del 7 por ciento de todo el petróleo y derivados comprados por Estados Unidos en el mundo.

Pero por su importancia, la situación es delicada cuando el barril alcanzó los 125 dólares el 9 de marzo. El petróleo es un producto básico que tiene precios volátiles determinados en función de la oferta y la demanda en el mercado internacional.

En un análisis de la Unión Europea, por ejemplo, queda claro que compra aproximadamente 4,5 millones de barriles diarios a Rusia. Este volumen representa cerca del 30 por ciento del petróleo consumido en el bloque. Una reducción en el suministro de petróleo de Rusia y el consiguiente aumento en la escasez de este recurso impactaría a todo el planeta.

Para que se den una idea -aún sufriendo los efectos de la pandemia de la Covid-19, y en medio de la mayor crisis inflacionaria en 40 años- el precio del galón de gasolina, en Estados Unidos, ya subió US$ 0,41 desde el inicio del conflicto en Ucrania, llegando a US$ 4,01.

Haciendo trampa en la retórica seguida por sus aliados, EE.UU. está tomando medidas para aumentar la presión sobre Rusia en relación con la crisis en Europa del Este, teniendo en cuenta la necesidad de contener el alza del precio del petróleo que, esta semana, ya ha alcanzado el nivel más alto desde 2008. En ese objetivo, cabe reclasificar a Venezuela e Irán, sin menor parámetro en base al pasado reciente del bloqueo.

En un primer momento, el Gobierno de EE.UU. apuntó al uso de sus propias reservas estratégicas de petróleo para ayudar a contener el precio del barril. También ha declarado su intención de aumentar la producción nacional. Ajena a cualquier coherencia con su discurso anterior, la voluntad de la administración Biden de buscar refuerzos internacionales de países tratados injustamente, hasta otro día, como parias: Venezuela e Irán.

El presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, mira con pragmatismo pero sin ilusiones con la benevolencia de Estados Unidos, tantas veces golpista en relación a los recursos bloqueados del pueblo venezolano. Lo que parece es que hay intenciones de altos funcionarios de la administración demócrata  para reintegrar este crudo como fuente de compra para Estados Unidos. Esto representaría un alivio temporal de las sanciones impuestas contra el Gobierno de Maduro en los últimos años y el intento fallido de EE.UU. de impulsar la producción con procesamiento de petróleo en otras partes del mundo. La lógica apunta a la misma línea de acción en relación con Irán.

De hecho, dado el alto nivel de los precios de los combustibles, ya existen opiniones dentro del Gobierno estadounidense que apuntan hacia una madurez política para reconocer que se deben levantar los embargos vigentes desde la crisis del acuerdo nuclear entre las partes.

La realidad es que Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo; Irán, el cuarto más grande, y la economía capitalista no pueden descartar este insumo. A estas alturas EE.UU. ha olvidado la falacia que significa el Gobierno paralelo previamente reconocido de un personaje no representativo llamado Juan Guaidó.

La realidad de la política internacional muestra así el día en que Estados Unidos necesita la ayuda de Venezuela e Irán para hacer posible el boicot petrolero a Rusia. Este momento llegó de manera humillante para la potencia estadounidense y de manera muy bochornosa para sus aliados en el seguimiento del bloqueo contra estos países.

La gigantesca nación petrolera sudamericana cosechará los frutos de la necesidad estadounidense, sin olvidar su temprana alianza con Rusia, para concretar las ganancias económicas de este momento de precios. En definitiva no hay lógica en los americanos cuando necesite satisfacer sus demandas, la historia lo agradece y la verdad también.

https://www.telesurtv.net/bloggers/EE.UU.-ahora-busca-el-abrazo-de-Venezuela-e-Iran-20220316-0002.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.