El fracaso de la ONU y los desafíos del multilateralismo

El fracaso de la ONU y los desafíos del multilateralismo

Tulio Ribeiro

El mundo está asistiendo a algo que era urgente, una situación de fracaso de Naciones Unidas y OTAN ante la acción rusa sobre una Ucrania militarizada y con un Gobierno con fuerte presencia nazi.

El fracaso de la ONU y los desafíos del multilateralismo

Un hallazgo que está lejos de sorprender a los expertos, y es otra demostración de una tendencia de dos décadas de creciente ineficacia de las instituciones globales para hacer frente a los desafíos diplomáticos, de seguridad y socioeconómicos del mundo.

Una dirección opuesta se presenta con dos líneas alternativas. Primero, ha habido un aumento en el uso de arreglos informales como el Diálogo de Seguridad Quadrilátero (Quad). En segundo lugar, ha habido una proliferación en el uso de acuerdos regionales.

Ambos han debilitado las instituciones multilaterales y pueden marcar un regreso a décadas de confrontación de la Guerra Fría y fomentar así la desconfianza sobre la efectividad, al abordar las instituciones multilaterales y su viabilidad si no hay cambios.

El multilateralismo aclaró su fuerza después de la Segunda Guerra Mundial. Las situaciones positivas ocurrieron en 1992 e insertaron el papel central del Consejo de Seguridad de la ONU en la resolución de los conflictos en la región de los Balcanes en Bosnia y Herzegovina después de la guerra de Bosnia de 1992-95 y el conflicto de Kosovo de 1998-99; el papel de la Agencia Internacional de Energía Atómica en la implementación del Acuerdo Marco de octubre de 1994 sobre Corea del Norte; la creación de la Organización Mundial del Comercio en 1995; y, la gestión de la Organización Mundial de la Salud de la pandemia del síndrome respiratorio agudo severo (Sars) de 2003.

Pero la factibilidad fue cuestionada ante los desacuerdos sobre Irak en 2002 en el Consejo de Seguridad de la ONU. Estados Unidos no logró obtener el apoyo de Francia y Rusia como miembros permanentes para autorizar la invasión de Irak. Un problema similar ocurrió en 2013, cuando EE.UU. nuevamente no logró obtener la aprobación del Consejo de Seguridad para una intervención militar en Siria y nuevamente creó una coalición ad hoc con ese fin.

El año 2009 vio la disputa por los derechos marítimos en el mar de China Meridional, otro fracaso de la ONU y las negociaciones pasaron a manos de la Asean, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, que desde entonces negocia un código de conducta. El fracaso de la OMC para resolver disputas y el comercio de servicios ha significado que ya no está en el centro de la coordinación del comercio internacional, desacreditando aún más a estas instituciones globales.

Los problemas también pueden residir en el ordenamiento y cultivo del multilateralismo. En la práctica, las dos grandes potencias de hoy, EE.UU. y China, apuntan a análisis y caminos diferentes, lo que hace que un pronóstico confiable no sea concluyente.

Los norteamericanos parecen ser menos considerados con el multilateralismo en estos días. Donald Trump alentó esta salida del multilateralismo iniciada por el presidente George W. Bush en 2001. Biden, aún con un discurso diferente y reivindicando cierta participación en instituciones multilaterales como la OMS, despreciada por Trump, favorece negociaciones regionales como el pacto trilateral de seguridad entre Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos.

China, el probable líder en PIB al final de la década, por otro lado, está ampliando su compromiso con las instituciones formales y globales, aunque en línea con sus normas y objetivos, e incluso ha creado una importante iniciativa multilateral propia, la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Si el multilateralismo, a través de sus instituciones, no puede resolver problemas cruciales, puede plantear importantes desafíos sobre cómo abordar los problemas globales. La pregunta es si su reemplazo será con regionalismo basado en reglas, o “coaliciones globales informales”, ¿verdad? De declaración imprecisa.

En definitiva, las dudas sobre la posibilidad de derrotar el colapso del multilateralismo no serían bienvenidas debido a la necesidad del diálogo global por los desencuentros que recurrentemente aparecen en la geopolítica, en ese sentido el regionalismo, aunque actúe en una situación de emergencia, no es capaz de generar una solución para el planeta.

https://www.telesurtv.net/bloggers/El-fracaso-de-la-ONU-y-los-desafios-del-multilateralismo-20220404-0001.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.