EE.UU. se debilita ante China por enfrentamiento en Ucrania

EE.UU. se debilita ante China por enfrentamiento en Ucrania

Tulio Ribeiro

Estados Unidos llevó a cabo un proyecto de tratar de debilitar la hegemonía china en el Indo-Pacífico a través de acuerdos que apuntaban a crear alianzas entre países de la región, y se trataba de abordar todas las áreas de combate posibles.

EE.UU. se debilita ante China por enfrentamiento en Ucrania

La creación de esta acción coordinada sería crucial para lograr golpear a los chinos. Pero la cooperación de los países asiáticos se vio debilitada por el enfrentamiento en Ucrania, al punto que los esfuerzos diplomáticos perdieron efectividad con la actual situación de tensión que puede repetirse en el este.

La concentración militar estaba en el centro del problema para Washington en un enfoque militarista que tenía poco atractivo. Pero la acumulación militar de EE. UU. generó poco atractivo, sus veladas amenazas de usar la fuerza contra China en el Mar de China Meridional tuvieron el efecto de preocupar a los miembros de la ASEAN(Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), lo que generó temores de verse envueltos en un conflicto entre EE. UU. y China en la región. Pero un tema crucial fue el fracaso de EE.UU. en obtener el apoyo automático de la poderosa India a sus intereses, y muchos países de la región atraídos por la «Ruta de la Seda» o por pura temeridad temen contra China.

En la práctica, los valores de los estadounidenses son mínimamente valorados en la región. Los gobiernos dictatoriales o las autocracias asiáticas como Brunei, Camboya, Laos, Myanmar, Tailandia y Vietnam evitan ideales democráticos como la libertad de prensa y elecciones libres y justas. Lo que explica por qué los únicos países del sudeste asiático invitados a la Cumbre por la Democracia organizada por Estados Unidos son Indonesia, Malasia, Filipinas y Timor Oriental.

Pequeño frente para oponerse a China y su poder de atracción económica y temor creciente debido al aumento del poderío militar. Camboya y Laos se han acomodado a China y no le temen, mientras que otros seguirán protegiéndose entre EE. UU. y China por intereses económicos. – no de valores.

Solo Singapur, rodeado de países potencialmente hostiles, se puso del lado de Occidente, y la ministra de Relaciones Exteriores, Vivian Balakrishnan, se comprometió a «defender los principios que subyacen a la independencia y la soberanía de las naciones más pequeñas». La contradicción se hizo presente cuando el primer ministro Lee Hsien Loong exclamó: “Creemos que es bueno que Estados Unidos participe en la región, pero eso no significa que peleemos sus guerras o que esperemos que vengan a rescatarnos. nos pasa algo”.

Por su parte, Indonesia inicialmente criticó la invasión, pero desde entonces se ha mostrado reacia a depender de EE. UU. para obtener armamento militar avanzado, prefiriendo comprárselo a Rusia. Vietnam también se negó a condenar a Rusia, que es su principal proveedor de armas y un importante socio en la exploración de petróleo en el Mar de China Meridional.

La idea original, lanzada por EE. UU.-UE “no era cambiar a China, sino dar forma al entorno estratégico en el que opera, construyendo un equilibrio de influencia en el mundo que sea más favorable para los Estados Unidos, sus aliados y socios, y los intereses y valores que compartían.” No se estableció efectivamente con el objetivo de debilitar a los chinos.

Un análisis directo nos dice que los EE. UU. de un Indo-Pacífico implícitamente anti-China y apuntando solo a la seguridad pueden ser fundamentalmente incompatibles con la perspectiva inclusiva y menos militarista de la ASEAN para la región. mismo destino, expuso la fragilidad del “orden internacional” y tensó aún más las relaciones de Estados Unidos en Asia.

En conclusión, la respuesta asiática a la invasión rusa reveló aún más desviaciones de la cosmovisión estadounidense. Sin duda, la poderosa China incluso ha priorizado su asociación estratégica con Rusia, poniéndose en un plano menor, mejorando los lazos con Occidente. La declaración oficial fue que «China se opone a la ampliación de la OTAN, culpa a Estados Unidos por incitar a las tensiones y respalda las demandas de Rusia de que se respeten sus legítimas preocupaciones de seguridad».

La lección aparente de la tragedia de Ucrania para las pequeñas naciones del sudeste asiático es que la responsabilidad requiere mantener su neutralidad. De lo contrario, corren el riesgo de convertirse en peones políticos en el “gran juego” entre Estados Unidos y China. Además, si alguna vez son invadidos por un vecino terrestre o marítimo, los EE. UU. no vendrán a rescatarlos militarmente. La realidad es que ni los estadounidenses ni los europeos controlan completamente la geopolítica mundial. Actualmente hay una larga sombra sobre la estrategia del Indo-Pacífico de Washington y su esfuerzo por conquistar Asia.

https://www.telesurtv.net/bloggers/EE.UU.-se-debilita-ante-China-por-enfrentamiento-en-Ucrania-20220429-0002.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.